Consejos

10 consejos fáciles para mantener tu casa ordenada

Unos sencillos trucos para que tu casa esté impecable sin necesidad de esfuerzos

08 MAR 2022
08 MAR 2022

Tener ordenada nuestra casa parece una tarea fácil, pero el estrés del día a día hacen que resulte de lo más complicado incluso para los más meticulosos. Al llegar a casa priorizamos descansar y relajarnos, pero mantener un orden dentro de nuestro hogar hará que evitemos tareas domésticas innecesarias.

Lo primero de todo queremos dejar claro que una casa ordenada no es misión imposible. Sabemos, que más aún con niños, es prácticamente imposible que todo esté correcto, y dejamos las cosas de cualquier manera, así que en este artículo encontrarás trucos sencillos y muy prácticos para lograrlo en un abrir y cerrar de ojos. Así que te invitamos a que sigas leyendo porque te traemos los mejores consejos para mantener tu casa ordenada.

 

  1. Pensar antes de ordenar

A nadie nos gusta vivir en un ambiente caótico, pero es fundamental reflexionar sobre cómo queremos llevar a cabo un orden correcto. Piensa que te ha llevado a una casa desordenada, tus rutinas, horarios, etc. Y examina cuál es la mejor forma de que no vuelva a ocurrir.

 

  1. Prioridad de uso

El salón o la cocina, suelen ser dos de las habitaciones más utilizadas dentro de casa, por lo que te recomendamos que empieces por ellas. Si las zonas más utilizadas se encuentran correctamente ordenadas, no te generará estrés ni caos, y tendrás más energía para el resto de estancias.

 

  1. Tira lo que no necesites

Lo sabemos, hay cosas que realmente nos da pena tirar pero que sabemos que no vamos a volver a utilizar jamás. Seguramente tu espacio sea limitado, así que aprovecha para hacer limpieza regularmente. Una mudanza o un cambio de armario son momentos ideales para deshacerte de todo aquello que no necesitas.

 

  1. Cada cosa en su lugar

Parece una tontería, pero no. Normalmente llegamos cansados y dejamos las cosas en cualquier sitio, sin ponerlo en su lugar original. Al final, eso nos lleva a un desorden que más tarde tendremos que asumir y ponernos a recoger. Así que deja la pereza a un lado y optimiza recursos colocando todo donde lo encontraste.

 

  1. La regla de los 15 minutos

¿Qué significa un cuarto de hora al día? Si empleas 15 minutos diarios a recoger la casa, evitarás un desorden mayor que te lleve mucho más tiempo. Para simplificar la tarea, divide las zonas de la casa, y dedícale ese tiempo a cada una de ellas de manera diaria. ¡Funciona!

  1. Aprovecha el espacio

Ordenar de manera vertical es una de las mejores formas de ganar espacio. Deja en la parte alta de estanterías y armarios lo que menos utilices, de esta manera tendrás más mano las cosas del día a día y te será más fácil guardarlo sin dejarlo tirado en cualquier lugar.

 

  1. Utiliza un plan de ejecución

No hay un método exacto para la organización y limpieza de tu hogar. Cada maestrillo tiene su librillo, y nadie mejor que tú para saber cómo gestionar el tiempo y el espacio. Define las tareas de cada semana, recuerda la regla de los 15 minutos, si entre diario vas haciendo cositas, no te supondrá estar horas durante el fin de semana. Divide los días por las estancias de la casa haciendo tareas semanales y mensuales. Te aseguramos que ahorrarás en tiempo.

 

  1. Almacenaje

 Archiva todo el papeleo que te trae de cabeza y utiliza cajas para almacenar todo  alo que le des poco uso. Es una forma de mantener la casa despejada evitando que ciertas cosas cojan polvo por la falta de utilización.

 

  1. Cuidado con las encimeras

Sin duda alguna, las encimeras es uno de los sitios donde más acumulamos objetos. Es muy fácil dejar ahí las cosas, porque es lo que más a mano nos pilla. Para tener un aspecto ordenado, despeja la zona para conseguir un mayor impacto visual y evitar que se convierta en nuestro “trastero particular”.

 

  1. Organización en grupo

Está muy bien que tengamos claro el concepto de cómo queremos tener nuestro hogar perfectamente ordenado. Pero en el caso de que no vivamos solos, debemos implicar al resto de personas que conviven en nuestra casa. Para los más peques de la casa, lo ideal es que puedan colocar sus cosas en sitios donde lleguen, por lo que es aconsejable colocar sus cosas en lugares que sean óptimos para ellos.