Vivienda

Cómo vivir de alquiler con tu mascota

Si tienes mascotas y quieres alquilar un piso, te damos todos los detalles para hacerlo

24 MAY 2022
24 MAY 2022

Si ya de por sí encontrar el piso de alquiler perfecto se puede llegar a convertir en una odisea, lo es más aún si tenemos mascotas que queremos que vivan con nosotros. Si es tu caso, te habrás dado cuenta que encontrar una vivienda de alquiler se queda reducida a la más mínima expresión.

Las causas de este rechazo se deben a miedo al destrozo en el hogar, suciedad, olores, o incluso molestias a los vecinos. Ante toda esta problemática de encontrar una casa de alquiler para los amantes de los animales ¿cuáles son las opciones que hay? Sigue leyendo porque te vamos a detallar todo lo que necesitas saber sobre este tema.

 

Ocultar a tu mascota no es una buena opción

Imagínate que has encontrado la casa de alquiler de tus sueños, pero pone claramente que no se admiten mascotas. Nuestro principal consejo es que siempre digas la verdad. Hay personas que omiten el dato de que tienen mascotas y comienzan a vivir en el inmueble sin haberlo notificado.

Claramente esto puede ser motivo de rescisión de contrato del alquiler, pero con algunas excepciones:

  • Si el propietario no quiere mascotas en su vivienda debe hacerlo constar en el contrato. En caso de que el inquilino meta a su animal de compañía con dicha cláusula, podría ser desahuciado.

 

  • Si por el contrario, no aparece ninguna cláusula que prohíba la tenencia de mascotas dentro de la vivienda, será perfectamente legal tenerlas. Pero no hay que bajar la guardia, porque según la Ley de Arrendamientos Urbanos en su artículo 27, se podrá rescindir el contrato de alquiler “cuando en la vivienda tengan lugar actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.” De esta manera, si hay quejas de vecinos sobre vuestra mascota, el propietario puede rescindir el contrato, aunque hayáis firmado una cláusula que os autorice a vivir con ella en el inmueble.

 

  • En caso de que sí quede reflejado en el contrato que podéis tener mascotas dentro de la vivienda, el propietario puede añadir una cláusula que indique que todo daño o desperfecto causado por el animal correrá de vuestro bolsillo.

Contratar un seguro

Si todo está en orden, y vuestro casero os ha permitido vivir con vuestra mascota, os recomendamos que contratéis un seguro que cubra los posibles desperfectos que genere vuestro amigo peludo en casa. De esta manera, le daréis tranquilidad al propietario al ser vuestro seguro quien corra con los gastos de los posibles daños que se produzcan.

 

Negociar con el propietario

Dicen que hablando se entiende la gente, y siempre podéis mediar para que acepten a vuestros peluditos. Si realmente pensáis que el alquiler de esa vivienda merece mucho la pena, pero en la descripción claramente pone que no se admiten mascotas, podéis hablar con el propietario para que os deje tenerlos en casa. Tiene que ver una gran responsabilidad por vuestra parte de que vais a cuidar su vivienda y que ante cualquier desperfecto os vais a hacer cargo íntegramente.

Como hemos comentado, podéis sugerirle añadir una cláusula en la que se indique que, ante cualquier destrozo, los gastos los asumiréis vosotros.

 

Animales considerados como seres vivos

En diciembre de 2021, los animales dejaron de ser cosas a efectos jurídicos y pasaron a ser considerados como seres vivos dotados de sensibilidad tras la aprobación de la Ley 17/2021. Fue entonces cuando muchas personas llenaron las redes sociales de mensajes en los que se daba por hecho que los caseros ya no podrían prohibir tener mascotas en los pisos de alquiler. La mala noticia es que los cambios que han entrado en vigor no afectan en nada a los arrendamientos.