Consejos

Consejos para lidiar con vecinos ruidosos

Ponle solución a una mala convivencia con tus vecinos con estos sencillos pasos

29 MAR 2022
29 MAR 2022

Dentro de nuestro hogar queremos estar lo más cómodos posibles y sin ninguna molestia que nos perturbe la tranquilidad en nuestro día a día. Pero hay veces que no solo depende de nosotros mismos, si no que tenemos que lidiar con algunas prácticas que llevan a cabo nuestros vecinos que hacen que se generen ruidos dentro de nuestra casa.

Existen reglas de convivencia que se deben cumplir por igual, pero en ocasiones algunos miembros de las comunidades se saltan estas normas. Para ello, es necesario que estés al tanto de lo que debes hacer en caso de que puedas vivir una situación de este tipo.

 

Horarios permitidos

Un vecino molesto o problemático, además de tener conductas agresivas o que no sean educadas, es aquel que realiza ruidos indeseados a ciertas horas que no son los adecuadas.

Pero ¿Cuáles son estas horas permitidas? Según la Ley 37/2003 del 17 de noviembre, el Real Decreto 1367/2007 y varias disposiciones presentes en algunos artículos de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) establecen el siguiente horario permitido para hacer ruido en casa:

 

  • Franja de mañana: de 7 a 19 horas
  • Franja de tarde: de 19 a 23 horas
  • Franja de noche: de 23 a 7 horas

 

Sin embargo, cada franja va determinada por un máximo de decibelios que no deben ser superiores a los 35-40 dB durante el día, y por la noche no mayor a 30 dB.

Soluciones a los vecinos ruidosos

            Antes de entrar en una desesperación constante y actuar de manera incorrecta con los vecinos que nos están generando malestar, debemos tener en cuenta una serie de consejos para lidiar con vecinos ruidosos:

  1. Diálogo. Evita conflictos intentando mediar con el vecino en cuestión siempre con la mejor disposición para intentar llegar a un entendimiento.
  2. Debemos intentar en la medida de lo posible, proponerle al vecino ruidoso una serie de soluciones ante las conductas ruidosas que nos molestan.
  3. Junta de vecinos. Si lo anterior no ha funcionado, te aconsejamos que te reúnas con el resto de vecinos para comprobar si alguno más es el perjudicado y poder llegar a una solución lo antes posible.
  4. Redacta un escrito. Otra de las alternativas es realizar un escrito al vecino ruidoso para explicarle los problemas ocasionados y las posibles soluciones.
  5. Mediciones de ruido. Si el problema persiste y no hay entendimiento por ambas partes, la última opción es ponerse en contacto con la policía local para que vayan a realizar mediciones de ruido para comprobar el nivel del problema.
  6. Acude al ayuntamiento. Notifica por escrito al consistorio la problemática de ruido para que quede constancia y puedan realizar los trámites necesarios.