Consejos

Los mejores tips para evitar averías en casa

Consejos para realizar el mejor mantenimiento preventivo en casa y ahorrarte disgustos

05 ABR 2022
05 ABR 2022

Efectivamente, uno de los mayores temores del propietario de una casa son las posibles averías que puedan surgir dentro de la misma. Es inevitable que, con el paso del tiempo, los electrodomésticos, aparatos eléctricos y demás sistemas se deterioren, por lo que tenemos que tomar una serie de precauciones para alargar su durabilidad lo máximo posible.

El lado positivo de este desgaste es que siempre existe la posibilidad de evitar que las cosas se estropeen con facilidad y por eso, en este post os queremos mostrar los mejores tips para evitar averías en casa.

 

La importancia de un buen mantenimiento preventivo

Los imprevistos como su propio nombre indica no se pueden evitar, pero sí que podemos tomar una serie de decisiones para reducir los riesgos al máximo posible. La mejor manera de proteger tu casa es realizando un mantenimiento preventivo, es decir, realizar las reparaciones simples antes de que el defecto aparezca.

Y es que no atajar un pequeño fallo a tiempo puede derivar en un problema mayor, lo que conllevará a un desembolso mayor en nuestra factura. Cuando observemos un pequeño problema en la estructura de nuestro hogar, te aconsejamos que acudas a un técnico de confianza para determinar la gravedad del mismo y poner remedio lo antes posible.

Los mejores tips para evitar averías en casa

Como hemos mencionado anteriormente, hay cosas que no se pueden evitar, pero lo que sí podemos hacer es seguir una serie de consejos para evitar que se produzcan averías dentro de nuestro hogar.

 

  1. Limpieza previa en el fregadero

Todo lo que podamos evitar que caiga sobre el desagüe del fregadero es un punto positivo para evitar posibles atascos. Antes de proceder al lavado de platos, debes eliminar correctamente los restos tirándolos a la basura.

Las grasas y aceites deben colocarse en envases bien cerrados antes de tirarlos a la basura, ya que su composición es bastante costosa de limpiar.

 

  1. Mantenimiento de la grifería

Eliminar los restos de comida antes de lavar nuestros platos y vasos es una buena práctica para evitar atascos dentro de la grifería. Pero además, debemos hacer especial hincapié en una limpieza exhaustiva de la misma, para conseguir una higiene máxima, evitar olores y obstrucciones que puedan suponer un problema.

No hay que pasar por alto los posibles ruidos que se puedan producir dentro de la grifería, ya que, aunque a priori no parezca un problema, puede derivar en otro tipo de complicaciones.

 

  1. Precaución con los desagües del baño

Sin duda alguna, los desagües del baño son una de las zonas más propensas a atascarse. Hay que tener especial precaución en el momento de peinarnos, afeitarnos o depilarnos ya que puede suponer una problemática de obstrucción.

Intenta que por esta salida solo caiga agua y jabón, empleando una papelera para otro tipo de residuos como por ejemplo tampones, toallitas, etc.

 

  1. Revisa la caldera

En esta época del año la caldera es uno de los aparatos que más uso le damos dentro de casa. Es una inversión importante, y para evitar sustos innecesarios, debemos realizar obligatoriamente la revisión cada dos años (en el País Vasco es anual).

Aunque el técnico realizará la correcta puesta a punto, podemos añadir una limpieza extra para asegurarnos que su funcionamiento es el correcto. Para ello, aproximadamente cada dos meses, retira la carcasa y pasa el aspirador. ¡Así de sencillo!

 

  1. Atento a los radiadores

Con el frío, el uso de la calefacción es nuestro mejor aliado, pero también tenemos que tener una serie de cosas en cuenta para que los radiadores sufran lo menos posible. Si tu calefacción es por caldera, púrgalos antes de ponerlos en marcha, y si son eléctricos, comprueba que los enchufes y cables se encuentran en buen estado.

 

  1. Renueva los electrodomésticos

En la mayoría de ocasiones, reparar electrodomésticos antiguos pueden salirnos más caro de lo que pensamos. Sí, sabemos que hay cosas a las que le tienes especial cariño, pero además del desembolso económico que supone las averías, puede llegar a ser incluso peligroso dentro de nuestro hogar. Una vez que han pasado unos 15 años, plantéate deshacerte de algunos electrodomésticos viejos y cambiarlos por unos nuevos.

 

  1. Identificar fugas

Si notas que tu factura del agua se dispara… ¡Cuidado! Es posible que tengas alguna fuga en algún sitio que no hayas detectado. Te aconsejamos que contactes con un profesional de confianza para detectar la avería y evitar posibles problemas que puedan surgir posteriormente.

 

  1. Prevención del daño eléctrico

Una forma de evitar que los equipos electrónicos y aparatos domésticos sufran daños, es comprobando el voltaje de los enchufes y aparatos.

Si se producen tormentas eléctricas, desenchufa todos los aparatos conectados a la corriente para evitar que se dañen por la sobrecarga o las fluctuaciones de energía.

 

  1. Desenchufa lo que no utilices

Hay aparatos que tenemos en casa que no necesitan estar encendidos constantemente. Es el caso de la televisión, cargadores, consolas, etc. Te recomendamos que los enchufes en una regleta con interruptor, ya que cuando la apaguemos, estaremos seguros de que no están en funcionamiento.